Un patio casi desapercibido

En el Patio de la Alcubilla (2) En el Patio de la Alcubilla (1)

Finales de octubre en el Real Alcázar de Sevilla. Cuando caminamos por el corredor que comunica el Apeadero con el Jardín del Chorrón, a nuestra izquierda podemos distinguir varios accesos a un bellísimo patio que pasa casi desapercibido a muchos visitantes. Es el patio o jardín de la Alcubilla. El apunte primigenio y el ya concluido son los que aparecen en esta entrada. Sentado en la arquería de la parte norte, mientras dibujo y voy dando color, me resuena el fragmento de Luis Cernuda en Ocnos en el pasaje “Jardín antiguo” y que se encuentra en una placa de la galería sur (“Era el cielo de un azul límpido y puro, glorioso de luz y de calor. Entre las copas de las palmeras, más allá de las azoteas y galerías blancas que coronaba el jardín, una torre gris y ocre se erguía esbelta como el cáliz de una flor.”)

Dos curiosidades de este singular patio: Una que el elemento central es una fuente de mármol del siglo XVII que pertenece al desaparecido Palacio de Sánchez Dalp de la Plaza del Duque. La otra que en este patio se construyó, a iniciativa de Alfonso XIII, una pista de tenis. Cosas de Sevilla…

Anuncios

El Tercer Mundo en la orilla de tu playa

patera solitaria

04 noviembre 2017. Me gusta bajar a la playa temprano y pasear o sentarme cerca de la orilla. Este sábado soplaba el poniente y a intervalos el cielo se nublaba. Cuando bajé, la playa estaba solitaria. La noche había sido de fuerte viento y el día no se prestaba a que hubiera muchos visitantes a esa hora. Algo de grandes dimensiones se podía distinguir en la orilla y algunas personas se acercaban con prudencia. Era una patera.

El estar tan cerca de ese elemento tan visto en los informativos no me imaginaba que me fuera a producir tanto impacto. Era una barca de madera, pintada de gris y azul, con restos en su interior -según comentaban las personas que se encontraban cerca- de prendas de vestir, mochilas, calzado y bidones de gasolina. Me senté y por un buen rato me quedé contemplando la embarcación. Me preguntaba qué habría sido de sus ocupantes, si estarían a salvo, si llegaron todos… Por la tarde el mar la movió pero seguía ahí. La marea bajó y me pude acercar y asomarme a su interior.

Ver este objeto, que en muchos caso es una especie de ataúd flotante en un viaje hacia ese ansiado Primer Mundo, verlo de cerca, de forma real, desprendiendo un fuerte olor a gasolina, en la soledad de una playa urbana como la playa Victoria, me ha producido un fuerte contraste que, a mí, me ha costado trabajo digerir.

La precariedad de la embarcación me lleva a pensar que la tapia de nuestro mundo, por mucho que nos resistamos, ellos la seguirán intentando saltar. Nosotros podemos vivir como vivimos porque allí detrás, a 15 km, ellos sólo sobreviven.

Casares. Fuente neoclásica y Baños romanos

2017 Casares (Málaga)

[Haciendo clic en la imagen se tiene acceso al conjunto de apuntes de la “carpeta”]

Casares (Málaga), octubre 2017. El conjunto de dibujos recoge diversas escenas de este interesante municipio malagueño, tan próximo a la provincia de Cádiz. El apunte que abre la carpeta responde a la Plaza de España, que más que una plaza es una encrucijada, en la que se sitúa una mínima rotonda con una original fuente de cuatro caños de estilo neoclásico. La Fuente de Carlos III (1785) preside este nudo de calles, donde se pueden encontrar bares, bancos y la fachada lateral de la Iglesia de San Sebastián (siglo XVII).

El último representa los Baños de la Hedionda (siglo I adc), junto al arroyo Albarrán, con aguas sulfurosas ferruginosas de propiedades curativas y donde se tiene noticias que acudió Julio César.

Agua potable en una fuente neoclásica  y aguas curativas en un baño romano.

Las “puertas” a la playa del Paseo Marítimo de Cádiz (y2)

puerta1 puerta2

puerta3 puerta4

puerta4bis

 

Continuación a la entrada anterior sobre las arquitecturas que se incorporaron al Paseo Marítimo de Cádiz cuando en los años 80 se reformó todo ese margen urbano junto a la Playa de la Victoria. El conjunto de dibujos recoge el tramo que va desde el Hotel Playa hasta Santa María del Mar.

A pesar de contar con escasas construcciones, hay que reconocer que la escalera de caracol que sirve de acceso a esa playa -denominada en tiempos Playita de las Mujeres- reúne sencillez y belleza.  El remate de la misma se puede divisar desde la lejanía, sirviéndonos de punto de referencia en nuestro caminar por el Paseo Marítimo.

Las “puertas” a la playa del Paseo Marítimo de Cádiz (1)

Desde el siglo XVIII y hasta el derribo de sus murallas en 1906, existió -diseñada por Vicente Acero, el arquitecto de la catedral- en el puerto de Cádiz, una bellísima puerta de entrada. Construida en mármol, era doble. Con un vano de salida y otro de entrada, y mediante una inscripción de un Salmo bíblico daba la bienvenida o deseaba buen viaje, según el caso.
En el actual Paseo Marítimo (diseñado por M.González Fustegueras en 1983) y en el que ya se va notando el paso del tiempo en los materiales y elementos constructivos, también hay puertas. La mayoría enfilan con calles perpendiculares, son sencillas, con pérgolas metálicas, escalinatas y donde el color que predomina es el blanco y el rojo.
Si aquella noble y antigua puerta se encontraba al borde del muelle, éstas, modernas y geométricas, nos enseñan las diferentes entradas a la playa de la Victoria. El paso de la tierra al mar siempre lo merece.

Este vídeo recoge el tramo de Cortadura al Hotel Playa. Posteriormente recogeré la continuación -de estética y dimensiones diferentes-, que llega hasta el antiguo cementerio de la ciudad.

Mi cuaderno del Camino…

Este es mi primer Camino de Santiago, que he realizado en julio de 2017 con Concha y varios amigos. Recoge mis miradas y reflexiones a lo largo del mismo, y como ha sido una experiencia personal tan interesante me he decidido a subirlo, por primera vez, en forma de vídeo.

Nota: si quieres ver todos los dibujos, puedes hacerlo desde Flickr.

San Bartolomé. Un torre “empaquetada”

2017 La torre de San Bartolomé

[hacer clic encima de la imagen para ver el resto de dibujos]
En el paisaje urbano de la Judería de Sevilla destaca la iglesia de San Bartolomé. Es un interesante pero desconocido templo neoclásico. Su construcción es del siglo XVIII, según proyecto de Antonio de Figueroa. El barrio de San Bartolomé es la antigua Judería de Sevilla, de trazado enrevesado y poco conectado con las calles del entorno próximo. Posiblemente por eso la mayoría de la población no lo conoce.
Estos apuntes están tomados desde azoteas próximas. Entre ellas la cubierta del Palacio de Mañara de la calle Levíes.
Próximamente comenzarán las obras de restauración de la torre-campanario (arquitecto Lola Robador). Pero antes hemos querido dibujarla tal como está: recubierta con una red de protección y sin la cúpula que se le va a reproducir tras años de su desaparición. Así que estamos impacientes por verla liberada, restaurada y rematada con su cúpula.
Dejo aquí dos enlaces. El de la Archidiócesis de Sevilla y el de la web que canaliza toda esta maravillosa iniciativa:

http://www.sos-torredesanbartolome.org/la_torre.html