Las garitas del Castillo de Santa Catalina

El Castillo de Santa Catalina forma parte del interesante conjunto que son las fortificaciones del perímetro de Cádiz y que comenzaron a construirse a partir del siglo XVI.

En el primer apunte he recogido una de las varias garitas de vigilancia que posee esta pequeña fortaleza y que en este caso tiene como fondo el otro castillo que guarda a La Caleta, el de San Sebastián.

La garita del segundo, en cambio, se abre a la visión lejana de la Bahía, distinguiéndose en el horizonte la silueta de Rota.

La fuente “del Sevilla”

La fuente de la Puerta de Jerez (1929), obra de Manuel Delgado Brackenbury, la preside la estatua de una mujer en actitud melancólica. Muchos la identifican como la representación de la ciudad de Sevilla, como la “diosa Híspalis”. ¿Será por eso que es allí el lugar tradicionalmente elegido para festejar los aficionados las victorias del Sevilla FC?

Me he situado detrás de ella y me da la sensación que mira de reojo hacia la calle San Fernando para ver cómo sigue su otra fuente compañera: la situada en “la Pasarela” (Las cuatro estaciones), del mismo autor.

El antiguo Convento de los Remedios

Apunte, con estilográfica Lamy de punta extrafina, desde pequeño embarcadero existente en un extremo del Muelle de Nueva York.

Ese edificio situado en la margen derecha del antiguo cauce del Guadalquivir y muy cerca de la Plaza de Cuba, es lo que queda del antiguo convento de los Remedios. Construido en el siglo XVI y con diversas intervenciones a lo largo del tiempo, siempre que lo observo me transmite una imagen que evoca resistencia en el trancurso del tiempo al estar cercado de forma importante de altos edificios contemporáneos.

Desde el Paseocolón

Desde el denominado Kiosco del Agua del “Paseocolón” (Paseo de Cristóbal Colón), hago un barrido de izquierda a derecha fijándome cómo se recorta en la silueta de esta vista la Torre del Oro, la noria del Muelle de las Delicias, la torre del Pabellón de Argentina de 1929, el edificio de Tabacalera y el de la Glorieta de Las Cigarreras.

Muelle de la Aduana y viejos adoquines de Gerena

Último dibujo para cerrar el cuaderno del COAS de este año.

La zona baja del Paseo Marqués de Contadero es el antiguo Muelle de la Aduana o del Arenal y todo su pavimento conservó el adoquinado de grandes piezas de granito de Gerena.

El variado color de diferentes grises, ocres, dorados… demuestra la procedencia de esas canteras, y junto a los pies de la Torre del Oro, observo cómo el granito en muchos casos convive con el verde de la hierba que crece tímidamente en las juntas de generosa anchura.

Dos torres se asoman detrás de la calle Betis

4ºdibujo del cuaderno del COAS para la XIX Semana de la Arquitectura (tema El Río Redibujado)

Desde este punto del Paseo de Colón, además de contemplar la fachada del caserío de la calle Betis, siempre atrae mi atención cómo por encima de la línea de los edificios se distinguen dos torres distantes en el tiempo: la de la Iglesia de Santa Ana y la Torre de los Remedios.

Muelle de la Sal y Torre de Sevilla

3er dibujo del cuaderno del COAS para la XIX Semana de la Arquitectura (tema El Río Redibujado)

Desde el Muelle de la Sal podemos distinguir la horizontal imagen del tablero del Puente de Isabel II (de Triana) junto a la vertical de la Torre de Sevilla, antes Torre Pelli.

Sal y salario están unidas por su etimología, pero también conectan con ese monumento al despropósito del poder económico que supone esa torre.

Aquellos triciclos del Cristina

domingo 15 de noviembre de 2020

Los Jardines de Cristina datan de 1830 y su extensión era mayor que la que ahora presentan. Cuando yo era pequeño un templete albergaba una serie de aparatos de medición metereológica (al que ya le he dedicado dos veces una entrada) y próximo a él un busto de Castelar. Ambos perduran, pero el templete está sin aparatos. Con el tiempo se le han añadido más elementos, como una serie de monolitos que, instalados en 2011, reproducen versos de poetas de la Generación del 27.

Hacía calor así que busqué la sombra y me situé frente a un rincón que para mí tiene un especial recuerdo. En ese banco de ladrillo visto, junto a un monolito que hoy homenajea a Rafael Alberti, se situaba una señora muy mayor que alquilaba bicicletas y triciclos. Muchas tardes del verano de 1970 mi hermano y yo las pasamos en esos jardines y algunas veces mi madre nos alquilaba un triciclo.

Recuerdo la imagen de la señora cruzando desde el puente de San Telmo a la esquina del paseo del Cristina (hoy peatonal), con todas las bicicletas atadas unas a otras formando una especie de serpiente y ella a la cabeza tirando de tan extraño y colorido conjunto. Cuando llegaba se sentaba en ese banco. Ese era su rincón, su aparcamiento. Desde el que controlaba las entregas y devoluciones. Por las tardes el Cristina era un batiburrillo de pequeños ciclistas que corríamos por el suelo de albero que todavía existe.

Nota: Me gustaría desde aquí preguntar si alguien tiene una fotografía de lo que estoy contando…

Navegantes, aristocracia, seminaristas y políticos

Segundo dibujo del cuaderno del COAS para la XIX Semana de la Arquitectura (tema El Río Redibujado)

De las cuatro torres del Palacio de San Telmo esta es la más próxima a la dársena. Este magnífico edificio, en el que han intervenido muchos arquitectos a lo largo del tiempo, fue en sus inicios Universidad de Mareantes, posteriormente residencia de los Duques de Montpensier y más adelante perteneció a la Iglesia, siendo Seminario. En la actualidad es sede de la Presidencia de la Junta de Andalucía. Si sus muros hablaran…

Entre el puente de Los Remedios y el de San Telmo

Imagen

En el Muelle de Nueva York, octubre 2020. Dibujos para el cuaderno del COAS de la XIX Semana de la Arquitectura.

Situado en la margen izquierda de la dársena Alfonso XIII (antiguo cauce del Guadalquivir), fue construido en 1905 y rehabilitado en 2012. Discurre paralelo al Paseo de las Delicias, entre los puentes de los Remedios y el de San Telmo.

Hay dos detalles que me gustaría trasladarles. Las vías de ferrocarril y el antiguo adoquinado con piezas de granito de gran tamaño, son un testimonio en el pavimento, reflejo del pasado portuario de este espacio. La barandilla corrida que se ha introducido en el proyecto es una interpretación de la originaria del Puente de San Telmo (1925-1931) del ingeniero José Eugenio Ribera.